CONOCEMOS A GERMÁN, COORDINADOR DE CIRCÁPOLIS

Sesión de trabajo con el colectivo Entre Amigos. CIRCÁPOLIS 2018

Yendo al grano: ¿Quién es Germán?
Un cordobés de 28 años que vive en Sevilla desde hace 8, los mismos años que llevo conociendo el circo y aplicándolo a mi vida, tanto a nivel profesional como personal.

¿Cuál es tu experiencia en circo social?
Cuando estudiaba Magisterio de Educación Física en Córdoba empecé a utilizar el deporte alternativo y el material reciclado como herramienta de desarrollo y empoderamiento del alumnado, distanciándome así del deporte tradicional y su presencia en la escuela. Fue ahí donde el circo empezó a aparecer en escena.

Una vez en Sevilla volví a la universidad, estudié Educación Social y aquí sí que la influencia del circo fue más directa. Conocí la faceta social del circo, su enfoque profesional y sus múltiples realidades asentadas en diversos proyectos. Fue entonces cuando decidí dar el salto y embarcarme en una formación en circo social por Europa.

Proyecto de circo social con la Asociación Húngara de Malabares

Gracias a las prácticas de la universidad, estuve un año en Budapest (Hungría), y trabajé en diversas asociaciones que utilizan el arte como herramienta de inclusión social, en especial la Asociación Húngara de Malabares, donde pude formar parte del equipo del Ethnocircusz Project, proyecto de circo social con comunidad gitana en un gueto a las afueras del Sajókaza, y con participación de diversas escuelas y asociaciones de circo social del panorama europeo. 

Una vez finalizada la experiencia húngara, volví a España y junto a Rafael Jack Sánchez McGuirk desarrollé mi primer proyecto piloto de circo social en Sevilla, CIRC->UNION, en colaboración con la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas FAKALI, de la que más adelante formaría parte.

Después de esta experiencia participé en un programa de movilidad europeo en una escuela de circo social en Kassel (Alemania) donde trabajé más adelante junto al equipo de Zirkutopia, proyecto de circo social que lleva a cabo intervención con menores con discapacidades físicas y psíquicas.

Volví a hacer las maletas para aterrizar en el que ha sido uno de los proyectos referentes para mí, Circo Corsaro, proyecto de circo social que opera en Nápoles (Italia), en el barrio de Scampia, y pude realizar mis prácticas y proyecto final de carrera en Educación Social. Esto me permitió entrar dentro de la plataforma italiana de circo social Altrocirco, y realizar una formación con el Cirque du Monde del Cirque du Soleil.

Volví a España con la clara intención de abrir brecha en el ámbito social a través del circo, y fue FAKALI quien me abrió esa puerta y me permitió crear mi primer proyecto, Circaló, destinado a la lucha contra el absentismo escolar en el IES San Juan (barrio alto de San Juan de Aznalfarache) y con el que hay colaboración con el Festival Circada desde sus inicios.

Fiesta Circaló 2017

Mi trabajo en el ámbito del circo social y educativo también me ha llevado a espacios como la Federación de Escuelas de Circo Socioeducativo (FEECSE), a Circo Despacio Vacío (Sevilla), a la Asociación de Circo de Andalucía,  a los campamentos de verano de la diputación de Córdoba y, hace algo más de tiempo, a McBonaro (Rota) y Kataplof (Sevilla) entre otras.

¿Por qué circo social?
El circo puede encuadrarse en infinidad de contextos, yo, en particular, decidí el lugar en el que me siento más cómodo y dónde puedo aportar más, utilizar el circo dentro de proyectos de intervención en comunidades.

La vida de estas personas, como todas, va variando y los proyectos se tienen que ir adaptando. Estar presente y atento a dichos cambios, trabajar codo con codo con profesionales y miembros de la comunidad para reactualizarse es vital para que los proyectos tengan sentido y sus participantes un papel protagonista y activo.

¿Qué está significando este proyecto?
CIRCÁPOLIS está significando para mí una eclosión de sentimientos. Tener la posibilidad de conocer el trabajo de diferentes asociaciones que operan en Sevilla con distintos colectivos y poner en práctica mi trabajo a través del Circo me hacen confiar aún más en lo que hago.

Siendo el primer año de vida de este proyecto, aprovechar los puentes del asociacionismo, nutrir su trabajo y dar a conocer la faceta social del circo, considero que es todo un logro para los inicios de un proyecto que sin lugar a duda genera ilusiones de futuro. 

La sensibilidad con la que cada sesión está planteada, las reuniones previas entre el equipo, las charlas con las entidades sobre cada grupo y sus energías…  el proyecto tiene un valor personal muy intenso.

CIRCÁPOLIS es un ejemplo del poder que la cultura, el arte y el circo poseen para empoderar a determinados colectivos, para reivindicar y dar a conocer su situación de desventaja social y causar un impacto social.

CIRCÁPOLIS en 5 palabras
Personas, asociacionismo, sensibilidad, seguridad y valores.

CIRCÁPOLIS, UN PROYECTO DE CIRCO SOCIAL EN SEVILLA

El 7 de abril se celebraba el Día Mundial del Circo Social y desde CIRCADA nos sumamos a esta celebración y os presentamos CIRCÁPOLIS, un proyecto del ICAS-Ayuntamiento de Sevilla, en colaboración con festival CIRCADA.

CIRCÁPOLIS es una iniciativa de circo social que pretende acercar el circo a colectivos en situación de exclusión o vulnerabilidad social en distintos barrios de Sevilla. Desde 2015 CIRCADA colabora con Fakali, la Federación Andaluza de Gitanas Universitarias en el marco del proyecto Circaló, destinado a combatir el absentismo escolar a través del circo. Con CIRCÁPOLIS el ICAS y CIRCADA quieren ir un paso más allá y ampliar su aportación, centrada hasta ahora en la exhibición, a acciones más incisivas y directas en el tejido social.

El proyecto está coordinado por Germán J. López Galván, educador social, profesor de circo y artista, con el apoyo en las sesiones de Álvaro Pérez, Clara Reina, Rebeca Pérez y David Gutiérrez.

CIRCO AL SERVICIO DE LAS PERSONAS

Pero, ¿qué significa trabajar desde la perspectiva del circo social? Es entender el circo como una herramienta, una metodología que nos permite llegar a los colectivos e incidir en la mejora de su calidad de vida. Se trata, en definitiva, de poner el circo al servicio de las personas, capacitar y empoderar a través de nuevas habilidades individuales y grupales.

El aprendizaje de técnicas de circo es secundario frente a los valores y competencias que se van desarrollando: autoconfianza, constancia, respeto, desinhibición, conciencia corporal, cuidados…

Los colectivos de la ciudad con los que se va a trabajar en esta primera edición son: CEAR, Entreamigos, Down Sevilla y Solidarios, asociaciones de diversa naturaleza con las que hemos tratado de abarcar una parte representativa del tejido asociativo social de Sevilla. Sabemos que son más y esperamos sumarlas en futuras ediciones para seguir creciendo con CIRCÁPOLIS, y en esta mirada transversal al circo.

Las sesiones con los colectivos están previstas para los meses de abril y mayo y culminarán el mes de junio en CIRCADA con una jornada dedicada a conocer el proyecto y presentar el documental de CIRCÁPOLIS.

Sigue toda la actualidad del proyecto en las redes sociales de CIRCADA.